¿Cómo mantener la calidad del agua contenida en los tanques y cisternas?

Tanto en el ámbito doméstico como agrario, es fundamental mantener la limpieza de tanques y cisternas para cuidar la calidad del agua que contienen. La excelente calidad de las tapas para tanques que desarrollamos en Peñaranda es una característica fundamental de los tanques que ofrecen nuestros clientes al consumidor final.

La trascendencia en el ámbito Agrario

El agua limpia y fresca para el consumo animal, en este caso en vacas lecheras, aumenta la productividad de leche en gran medida y la calidad de su carne para el consumo humano.

Veámos un ejemplo: si por unos días y diversos motivos, se restringe el consumo de agua en un 40%, la producción de leche puede verse disminuida en un 20%.

No sólo puede verse afectada la producción de leche en las vacas sino que, en lugares muy cálidos, se las expone a sufrir un shock térmico. La falta de agua provoca pérdida de peso, problemas en la piel, inactividad, pérdida de energía y desencadenará en la muerte si no se trata a tiempo.

Cuando el animal es provisto de agua fresca y limpia bebe y come mucho más, lo que tiene correlato directo con la producción de leche, por lo que, el impacto de cuidar la calidad del agua con la que se nutren los animales en el campo es más que positivo.

Nuestros clientes confían en el sistema de cerramiento que proveemos en Peñaranda, ya que las tapas para tanques están desarrolladas para conservar la limpieza de los tanques. Las tapas aseguran que no ingresen partículas que contaminen el agua.

Instrucciones para la limpieza de Tanques

Existe una técnica probada para llevar a cabo la limpieza y desinfección de tanques o cisternas:

-Abrir la tapa del tanque. Vaciar el mismo dejando una cierta cantidad de agua que posibilite lavar con un cepillo el fondo, paredes y la tapa y el techo.

Luego del lavado, vaciarlo completamente y enjuagar una o más veces, asegurando la eliminación de todo residuo visible. 

-Ingresar agua en el tanque hasta 20 ó 30 cm. de altura y agregar agua lavandina concentrada (Proporción: dos litros de agua lavandina por cada 500 litros de capacidad del tanque). Utilizar solamente agua lavandina que contenga en su composición hipoclorito de sodio (sin fragancias).

-Lavar bien todas las paredes del tanque hasta su borde superior, dejando actuar el agua con cloro por lo menos tres horas.

Eliminar el agua clorada –evitando cualquier otro uso.

-Una vez vacío, agregar un poco de agua y dejarla escurrir por todas las canillas para que enjuague las cañerías, evitando cualquier otro uso.

Llenar nuevamente el tanque y deja correr agua durante 5 minutos para enjuagar.

Finalmente puede llenarse el tanque para ponerlo en servicio.


Agua de buena calidad.

Como se sabe, el agua es un recurso renovable, limitado, frágil y vulnerable. Si bien abunda en el planeta, sólo el 3 % es dulce, apta para el consumo.

La calidad del agua ciertamente es un tema prioritario en la actualidad, en parte por la escasa reserva de agua en el mundo, sometida a una presión sin precedentes a causa del crecimiento demográfico, la evolución del estilo de vida y los progresos de la industrialización, representa una preocupación alarmante por el agotamiento de las capas freáticas, incendios, desecamiento de lagos y ríos, contaminación y desertificación crecientes. 

Por la importancia del agua en nuestras vidas es sumamente alta, por ello es indispensable crear conciencia en todos los ciudadanos sobre la responsabilidad que hay que asumir en el correcto uso de los recursos hídricos.  

Share This